Páginas vistas en total

lunes, 17 de agosto de 2015

“EL CAFÉ DE LA CALLE DESAMOR”



En el sentir de una caracola
o en la cúspide de un deseo
en la marchita hoja
deshojada de un te quiero.
Los pájaros se fueron de la cabeza
a volar junto a los besos.


En el café de la calle Desamor
bebí el café largo
sin azúcar y sin tiempo,
el tiempo parado
de los cafés amargos.

En mi mano dibujado
el contorno de tu boca,
como si saliera de ella,
me miras,
me miras de cerca
y quiero navegar
por las islas de tu océano,
por las llagas de tu mar,
y sanar,
sanar tus ojos de cielo
y absorber tu aliento
de color ultramar en mi pelo,
morir y vivir de nuevo.

En las noches de insomnio
mastico el aire
para no atragantar.

En el penúltimo capítulo de mi vida
bebo a sorbos delicados.

A lo lejos se oye un acordeón.


©Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.