Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2016

“ZONAS”












De Antonio José Royuela

Jamás escribí una crítica, aunque sé de sobra que todas son buenas, aunque no lo parezca, siempre son constructivas y terminamos aprendiendo de ellas por muy malas que sean.

Tengo ante mí, una obra por la que aposté, aún sin tener idea de lo que podía encontrar dentro, llamémosle intuición, o lo que cada uno crea conveniente, pero aposté firmemente por ella.

No te conocía ni a ti, ni a tus letras, no tuve el placer de una presentación, aunque no hizo falta, sólo se pusieron ante mí abriendo un mundo diferente, una forma de expresión en la que me he sentido muy cómoda por su gran claridad y calidad.

Me he paseado por tus Zonas, bebiendo a tragos cada metáfora, cada verso, y terminé por engullir de golpe cada poema escrito sobre el papel de la protesta por un mundo equivocado de rumbo al que lanzas tus letras en forma de cóctel que estalla contra la memoria.  

He sentido tu pulso, desvaneciéndose en cada esquina, he sentido al hombre, al adivinador de sueños, al poeta...

He sentido tu respiración, cada vez que leía un poema.

He sentido vibrar a la poesía enredada en tus letras, como crecía, lloraba, gritaba, ansiando ser leída por el mundo, buscando el lugar que le corresponde.

He conocido tus letras, me han hecho volar...ahora sólo me queda, conocer al poeta.

Rafi Guerra

lunes, 28 de marzo de 2016

“UN TRAGO DE SOLEDAD”



El tiempo,
se va comiendo a la vida,
mi labio, derrama el odio
incurable de las vanidades.

Las soledades bebidas
tienen el sabor de la melancolía.

Extenuada, tras un telón de remordimientos,
ya nada me turba en la tierra estéril
de un sueño sin tormento.

Sola, en el sueño oscuro del ataúd de tu alma
vagando como fantasmas entre la niebla.

Mis palabras delirantes,
tratan de llenar el vacío con mis versos
junto a rimas mortificadoras.

Ya no escucho tu voz,
las rosas se secan en mis manos.
Rosas secas y marchitas a la luz de una triste luna.

Sólo dejaré un suspiro.

No fui más que una sombra en la oscuridad. 


© Rafi Guerra