Páginas vistas en total

lunes, 3 de octubre de 2016

S.O.S.


Dicen que la dicha llega
en cajitas de sorpresa,
enredada en madreselva,
adornada del canto 
de un ruiseñor nocturno.

Se fue,
del mismo modo en que llegó.

Derribaron las piedras
de la tarde que amabas,
y talaron los árboles 
de tu bosque animado.

Tus lágrimas, pusieron en subasta.
Era el amanecer 
en una calle cercana...

¿Dónde tu voz?
Y será mi destino 
esperar en la puerta,
viendo como otros pasan.

No quiero ser 
tu llamada de auxilio
cuando tienes el mundo arriba.