Páginas vistas en total

miércoles, 30 de septiembre de 2015



“HORIZONTE”

Lengua de cal y estropajo,
abres los ojos tanto, tanto,
que no llegan a ver
más allá de tu silencio.

Cretinos de un lado,
serviles en la otra estancia,
noches vomitadas de música
y tabaco, cigarrillos de insomnio
quemados en los labios.


Madejas de calles,
puertas al rescate,
egocentrismo de diez años.


Y quizá, ¿Por qué no?
Podrías ser un punto de vista
que ya nació lejano
enredado en los tobillos
de un pájaro.


© Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.

lunes, 21 de septiembre de 2015

“LA PIEL VUELVE A CRECER”





Tantas cosas sin respuesta
nubes sin piel,
razones sin cordura,
fantasmas desgarrados,
luces que se apagan,
alergia de rutinas
huyendo del plagio de la vida.

Tu boca me acerca
sonrisas esfumadas,
la pasión escondida
por no venir a verte,
resquebraja en el andén,
y yo no entiendo nada.

Te miro de frente,
el silencio se atraganta,
descarado confidente
tras las faldas de la herida.

Agrupando corazones
delirantes de vacío
entre cantos
que ruedan a la par.

No digo nada, no permito
que me afecte una mirada.

© Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.

jueves, 17 de septiembre de 2015

“BAILO SÓLO PARA TI”









Aún quedan crucigramas no resueltos,

noches sin asomar a la ventana,

luces que ya no encienden,

penumbras vacías


con cordones desatados,

corazones que se arrojan

por las ventanas,

pieles sin hombres dentro,


huesos rotos y carcomidos

roídos por ratones sin costuras,

caminos sin decidir.


Sentidos que se revelan

gateando por ropas quemadas por vivir.


Y me río de un desierto enamorado

del escorpión rojo

en el que te transformaste.

No quiero mirar atrás.


Doy un golpe de estado

a la memoria incierta

que ya ronda tu cabeza,

y te vas por no ponerte al frente

 de un cañón que resplandece

entre letras de mujer.


Una mujer eterna,

adolescente, fugaz.

Su nombre, aunque te duela,

no es otro que Libertad.

© Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.


miércoles, 2 de septiembre de 2015

“CORONAS DE VIENTO Y SAL”







Un rayo de luz desciende
por el pelo rizado de las nubes.
Me puse a mirar tus ojos
y lo comprendí todo,
el reflejo, el descenso,
tu mirada.

Tu mirada de espejo,
de poema que oscila en la noche
obstinado en dejarte adivinar,
pero no apareces
y la madera se pudre crujiendo,
y la mar, y los ríos,
y los bosques...

Y los perfumes del cielo
que aún no conozco van pasando
como pasan las horas una tras otra
desnudando el alma tras las brasas,
batiendo mis alas en la eternidad de un pálpito.

Corazón enamorado, amante del amor,
te quedaste solo en la extensión de la tierra,
y cantabas,
tenías razón al cantar
incubando a la noche en tus brazos,
agotada de soñar.

Y es que uno no sabe nunca
cuándo volverá a respirar.

© Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.

martes, 1 de septiembre de 2015


+Rafi Guerra, el Equipo de Moderadores ha valorado la calidad del trabajo y creatividad expuestos en tu blog El Eco de las Palabras. Nos ha maravillado tu estilo y tu humanidad. Por eso te comunicamos a través de este comentario que tu blog permanecerá anclado durante un día en la cabecera de la comunidad como justo merecimiento a tu participación, ingenio y calidad de tus publicaciones. Es para nosotros un placer contar con tu presencia y colaboración en EDUPSIQUE.

La foto adjunta simboliza esta mención-premio y la puedes poner en tu blog, si te apetece. Que pases un feliz día. Abrazos y besos.
Muchas felicidades.


El Equipo de moderadores:
+juantobe1
+Alicia González.-
+Maríjose Luque Fernández
+Eva Mercader 

  

 Muchísimas gracias por este regalo a todo el equipo de moderadores de la comunidad y a todas las personas que me leen, es un honor para mi compartir mis trabajos con vosotros, un abrazo.

"LA VOZ QUE ESCUCHABA SU ECO SENTADA EN EL FILO DE UNOS LABIOS"


De mi poemario
"La voz que escuchaba su eco, 
sentada en el filo de unos labios"
 
Editado por MRV Editor Independiente
Portada, Jesus Sahuquillo Amoraga
Sinopsis, Isabel Salas
 
o por mensaje privado https://www.facebook.com/rafi.guerra

Os dejo el poema que da título al libro.



Dalias que caminan por el filo
de unos labios
tan solo acompañadas
por la luz que ilumina
su rostro,
saben que durante el día
la puerta está cerrada. 


Deja, que me arrastren
sus aguas por el río,
con las flores caídas
hasta ese lugar ignorado
por todos pero
que sólo conoce tu alma. 


Deja, que la dulce fragancia
de la hierba me invada
en la cara,
con mi cesto de bambú
atado a la cintura
quiero trepar por los riscos
más altos,
donde los cuervos rojos,
revolotean,
donde el castillo abre
su puente.


Déjame entrar para
llenar mi cesto
en las hojas de la tarde
cuando la cima de los montes
toma el color a sorbos. 


Suelta las armas,
descuelga tus brazos,
deja que enrolle tu lienzo
alquitranado,
acompáñame con el viento
y las olas. 


Echo hacia atrás mis trenzas,
agarro los remos,
no tengo miedo al arrecife,
ni al lejano horizonte,
ni a las brumas o las nieblas
y cuando salte el pez
rozándonos los dedos
seré la pescadora
que navegue por tus aguas.


© Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.