Páginas vistas en total

domingo, 5 de junio de 2016

“ME EMBORRACHO DE PUTAS”









Sólo queda un recuerdo

entre los párpados,

un silencio ahogado

entre los dedos.


Sólo la piel de Eva

me resguarda del frío,

instalado en mis huesos,

sin permiso.


No me encuentro en tu boca, 

ni entre ellos,

ni bebiendo de un trago de ternura,

ni tan siquiera me encuentro,

en el hambre hambriento que palpita

en el bolsillo de esta tarde.



No me fui, pero no quiero encontrarme,

con la respuesta hipócrita de un adverbio,

con el bostezo amargo de unos labios,

con el ruido incesante de un martillo,

que golpea con furia,

las sienes de un lamento.


Me emborracho de putas y te alejo.

Se apagaron las luces de la escena,

todas ellas, todas a un tiempo,

y quedó sólo silencio.


© Rafi Guerra