Páginas vistas en total

martes, 29 de diciembre de 2015

“APRENDÍ A VOLAR”




Aprendí a volar, 
poquito a poco, 
despacio, 

muy despacio.



Y sentir a la poesía 
incomprendida, 
que camina lento, 
sobre la cuerda 
de una guitarra.


En cada amanecer, 
siento el pálpito del poeta, 
el pálpito de su aliento.


Y vuelo, 
poquito a poco, 
despacio, 
muy despacio, 
sobre los labios pintados de rojo 
de una poesía dormida, 
sobre el último destello 
de una luna de fuego.


Salpicada de ti, 
de tu aliento. 
Llevo el alma en los dedos, 
por ti, 
por mí, 
por el momento de vivir, 
para realizar un sueño, 
el tuyo, 
el mío, 
y vuelo...


Entre versos de amor 
de un poema viajero, 
que sintió, 
como se siente a la poesía 
que camina lento, 
por la cuerda incomprendida 
de una guitarra.


Y aprendí a volar, 
con alas de luna, 
pero luna de fuego.


© Rafi Guerra
Derechos registrados de autor.